Agatha Christie: una vida tan emocionante como sus novelas.

Torquay: Así es hoy el pueblo donde nació Agatha Christie.

Agatha Christie, nacida como, Agatha Mary Clarissa Miller, la escritora más famosa de todos los tiempos, que rompió todos los esquemas del género negro nació en 1890 en Inglaterra, en Torquay.

Archiconocida por sus 66 novelas policiales que la hicieron famosa, pocos saben que también escribió novela rosa, bajo pseudónimo, eso sí. Mary Westmacott fue el nombre elegido para su incursión en la novela romántica.

Su Infancia:

Según la propia escritora tuvo una infancia muy feliz, rodeada de mujeres fuertes e independientes, que le sirvieron de inspiración. Se educó en casa, sus padres le enseñaron a leer, a escribir, matemáticas básicas y música. También aprendió cuestiones esotéricas que se dejan notar en algunas de sus novelas, ya que todos creían que su madre, tenía una especie de poder de comunicación con el mundo de los espíritus.

Su padre murió cuando ella tenía once años y, al año siguiente, Agatha empezó su educación oficial en la Escuela de Niñas de la Señorita Guyer, pero la disciplina no era su fuerte y a los quince años la enviaron a París, donde la educación del momento era más relajada y ella se adaptó a la perfección.

A su vuelta, encontró a su madre enferma, y pasaron juntas unos meses en El Cairo en el Gezirah Palace Hotel. Ese tiempo sirvió de inspiración para su novela Muerte en el Nilo.

Su vida amorosa:

En 1914, con veinticuatro años, se casó con Archibald Christie y en 1919 tuvo a su única hija: Rosalind Christie.

A finales de 1926, su marido, Archibald, solicitó el divorcio. Se había enamorado de otra mujer.

Agatha se quedó con la custodia de su hija Rosalind y ambas pasaron una temporada en Canarias en la que Christie escribió El Misterio del Tren Azul.

Dos años después de su divorcio de Archibald Christie, se casó con el que sería el amor de su vida, Max Mallowan, un arqueólogo más joven que ella, por el que se supone que la escritora pronunció su famosa frase «Cásate con un arqueólogo, cuanto más envejezcas, más atractiva te encontrará».

Nunca abandonó el apellido Christie por el de Mallowan, seguramente debido a su fama literaria, ya por aquel entonces.

Petra, escenario de una de sus novelas, fruto de sus viajes a Oriente Medio con su marido Max Mallowan, arqueólogo.

La influencia de su vida personal en sus novelas:

Agatha Christie fue enfermera durante la I Guerra Mundial: «uno de los trabajos más gratificantes que cualquiera pueda tener», según ella mismo dijo. Durante la II Guerra Mundial también trabajo en la farmacia del University College en Londres, adquiriendo unos conocimientos sobre drogas y venenos que admiraban a los doctores de la época y le fueron de gran utilidad a la hora de montar las tramas de sus novelas.

Admiradora del inolvidable Sherlock Holmes de Conan Dolyle, decidió emularle y en 1920 escribió su primera novela policíaca, El misterioso caso de Styles, donde Poirot cobra vida.

Debido a su matrimonio con Mallowan, Agatha viajó a Oriente Medio de forma frecuente y gracias a eso surgieron muchas de sus más famosas novelas, como Asesinato en Mesopotamia o Cita con la muerte en la maravillosa ciudad de Petra.

Al inicio de la segunda guerra mundial, la agencia de inteligencia británica MI5 investigó a Agatha Christie y a sus contactos luego de descubrir que El misterio de Sans Souci, protagonizado por la pareja de detectives Tommy y Tuppence se parecía demasiado a un caso de espionaje que realmente había ocurrido en el país. Nunca se supo si realmente había habido una filtración.

También se sabe que pasó temporadas en Mallorca, pero se desconoce cuándo ni dónde, aunque se adivina que estuvo en Pollença, por su libro de relatos protagonizado por Parker Pine, uno de sus detectives menores, Problema en Pollença.  Dos hoteles se pelearon durante años por en cuál de ellos estaban ambientados los relatos.

Un suceso extraño en su vida:

Cuando su marido Archibald la abandonó para irse con su amante, se fue de casa y Agatha Christie desapareció sin dejar rastro y su coche apareció abandonado al borde de la carretera.

El Times dio noticia de su desaparición, más de quince mil voluntarios ayudaron en la búsqueda, y varios aviones intentaron dar con ella. Arthur Conan Doyle, referente e inspiración de Agatha Christie para la creación de Poirot, le dio una prenda de la escritora a una médium para ayudar a localizarla.

La encontraron once días más tarde en un hotel bajo el nombre de la amante de su marido. Tenía amnesia a corto plazo, no recordaba lo ocurrido esos días.

Sus familiares y conocidos sospechaban que todo había sido un montaje realizado por la escritora para escarmentar a su exmarido, que se le fue de las manos debido a la gran difusión mediática que tuvo su desaparición.

El final de la gran dama del Crimen:

Fue nombrada Comendadora de la Orden del Imperio Británico por Isabel II en 1971, solo cinco años antes de su muerte. Max Mallowan, su marido, murió dos años después que ella, después de haberse vuelto a casar.

Su nieto, Mathew Prichard, heredó los derechos de algunas obras de su abuela y en la actualidad es presidente de Agatha Christie Limited.

La entrada Agatha Christie: una vida tan emocionante como sus novelas. se publicó primero en Actualidad Literatura.


Source: Actualidad literaria

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.