Jack Taylor, la negrura irlandesa alcohólica y literaria de Ken Bruen

Foto del actor Iain Glen y el escritor Ken Bruen: (c)Martin Macguire

Pongamos 8 o 9 días. Es lo que he tardado en leerme los tres únicos títulos traducidos y publicados de esta serie del escritor irlandés Ken Bruen sobre su detective y antihéroe Jack Taylor. El enganche, igual que Taylor al alcohol, el tabaco, la coca y lo que se le ponga por delante, ha sido fulminante.

Por suerte, la falta de más «priva» literaria suya se compensa con la excelente adaptación a televisión que protagoniza Iain Glen, ese actor escocés que ya nació elegante y derrocha estilo haga lo que haga y con la pinta que sea. Así que acabo el mes dedicándoles este artículo.

Ken Bruen

Bruen nació en Galway en 1951, y esa ciudad es uno más de sus personajes en sus novelas. Ejerció como profesor de inglés en varios lugares del mundo como África, Japón, el Sudeste asiático o Sudamérica antes de comenzar a publicar libros a principios de los años 90. Ha escrito más de veinte novelas entre las que destacan esta serie de Jack Taylor o la llamada de R & B, protagonizada por los policías Roberts y Brant, entre otras.

Sus obras destacan por ser novelas cortas (apenas 250 páginas), de capítulos también cortos y frases aún más cortas, incisivas y cargadas de ironía. En el caso de la serie de Jack Taylor, esa ironía es mucho más ácida al ser narrada en primera persona por el protagonista. También destacan sus constantes referencias musicales y citas literarias. Y sin duda por un humor corrosivo y un lenguaje áspero en unos diálogos brillantes y que abundan casi más que la narración.

Jack Taylor

Es casi imposible que le echen a uno de la Garda Síochána (policía nacional irlandesa). Hay que esforzarse de veras para lograrlo. A menos que te conviertas en una deshonra pública, casi todo lo demás te lo consienten. Yo había llegado al límite. Una multitud de

Avisos

Amonestaciones

Últimas oportunidades

Indultos.

Y aun así no conseguía mejorar. O mejor dicho, no lograba dejar de beber. No me interpreten mal. Los policías irlandeses y la bebida mantienen una antigua y casi amorosa relación. Un policía abstemio es objeto de sospecha incluso, cuando no de total y absoluto escarnio, dentro y fuera del cuerpo.

Así empieza Maderos, el primer título de la serie. Ese es su estilo y estructura que no cambia en los otros dos, La matanza de los gitanos El dramaturgo. Y así se presenta Jack Taylor, el prototipo del detective alcohólico, duro, insensato, desesperado y fatalista, que ni busca ni quiere compasión, comprensión o simpatía.
Siempre está tirando de ironía tan amarga como efectiva pero también siempre siendo consciente de ella y su precariedad emocional. Y siempre con algunas buenas palizas que se lleva y de las que no se libra en ninguna novela.
Taylor ronda los 50, adoraba a su padre, que fue quien lo aficionó a la lectura, la única adicción positiva que se reconoce.

Me hizo empezar por Dickens. Poco a poco me introdujo en los clásicos como quien no quiere la cosa. Siempre de forma discreta, haciéndome creer que la elección era mía. Más tarde, cuando los tornados de la adolescencia lo pusieron todo patas arriba, me presentó la novela policiaca. Me hizo seguir leyendo. También ponía aparte una serie de libros y luego me daba un paquete con poesía filosofía y el anzuelo: novelas policiacas americanas. Para entonces me había convertido en un bibliófilo en el verdadero sentido de la palabra. No solamente me encantaba leer, es que además me gustaban los libros como tales. Había aprendido a apreciar el olor, la encuadernación, la impresión, el tacto físico de los volúmenes.

(De Maderos).

Pero odia tanto a su madre como ella a él y mantienen una más que fría relación donde tiene un papel importante uno de esos personajes secundarios que no pueden faltar en una novela ambientada en Irlanda: el padre Malachy, ese típico sacerdote confidente de su madre que siempre anda recriminando la actitud y la vida de Jack.
Los amigos brillan por su ausencia en esa caótica existencia de Taylor, salvo el propietario del pub habitual (y el único donde lo dejan entrar) de Jack, una especie de segundo padre o tutor. Y luego otro dueño de otro pub, Jeff, con quien sí mantiene una relación que podría considerarse de amistad.

Me sentí viejo. Cercano a los cincuenta, cada mal año vivido se había quedado grabado en mi cara. La resaca me echaba encima otros cinco duros años. Jeff preguntó:

—¿Café?

—¿El Papa reza el rosario?

—¿Eso quiere decir que sí?

(De La matanza de los gitanos).

En medio, Ann Henderson, la mujer que en Maderos contrata los servicios de Taylor para que investigue la muerte, supuestamente por suicidio, de su hija adolescente. Henderson será el amor imposible de su vida, que seguirá apareciendo en las siguientes novelas.
Como escenario de la acción la ciudad de Galway que, junto con las permanentes referencias literarias (cada capítulo acaba o empieza con una cita) y musicales tanto en la descripción como en la trama, componen una atmósfera ideal para una serie de casos a cada cual más intrigante.
No obstante, es la ligera inclinación de la balanza hacia la esencia más humana de los personajes más que la importancia de esas tramas lo que sobresale de esta serie. Y como he dicho, una pena que no hayan seguido publicando el resto de las novelas que la componen.

—Jack, pensamos que habías dejado de leer —dijo [Jeff].

—Jamás.

(De El dramaturgo).

Títulos de la serie

  1. Maderos (The Guards, 2001)
  2. La matanza de los gitanos (The Killing of the Tinkers, 2002): Después de pasar un año en Londres, Jack regresa a Galway, con una nueva adicción a la cocaína. Nada más volver se encuentra con un nuevo caso. Alguien está asesinando a jóvenes nómadas cuyos cuerpos aparecen tirados en el centro de la ciudad. El jefe de un clan gitano le encarga la investigación. Y Jack Taylor, pese a sus adicciones, mantiene su capacidad para saber dónde mirar y qué preguntas hacer. Con la ayuda de un policía inglés tratará de resolver el caso.
  3. The Magdalen Martyrs (2003)
  4. El dramaturgo (The Dramatist, 2004): Apare Jack está limpio, sale con una mujer madura e incluso reconoce que ha vuelto a ir a misa. Pero entonces las muertes de dos estudiantes cuyos cadáveres aparecen con una copia de un libro del escritor John Millington Synge dejan de parecer accidentales. Jack comienza a creer que hay un asesino llamado El Dramaturgo que seguirá actuando. Pero serán otras circunstancias más personales las que lo ponga al borde del abismo en un final que golpea sin piedad.
  5. Priest (2006)
  6. Cross (2007)
  7. Sanctuary (2008)
  8. The Devil (2010)
  9. Headstone (2011)
  10. Purgatory (2013)
  11. Green Hell (2015)
  12. The Emerald Lie (2016)
  13. The Ghosts of Galway (2017)

Jack Taylor en televisión

La serie de televisión (se puede ver en Netflix) consta de 9 capítulos de hora y media de duración. Está basada en los libros y divide tramas que por ejemplo son dos en una novela. También añade personajes que no están o quita a otros, pero básicamente refleja las novelas con fidelidad a su esencia. Y sobre todo destaca la interpretación de Iain Glen.

Derrochando el estilo, la clase y la presencia que lo caracterizan aunque aparezca hecho un despojo, este actor escocés, tan conocido ahora por Juego de tronos, se marca un trabajo de primera dándole su físico más machacado y carácter más sombrío a Taylor. No hace falta decir que es más que recomendable, se sepa inglés o no, verla en versión original.

Una pena que, como suele ocurrir en las adaptaciones a cine o televisión, haya un momento en que los guionistas empiecen a cogérsela con papel de fumar y quieran “suavizar” la dureza de las novelas o ese carácter de sus protagonistas. Taylor es lo peor en los libros y ese afán de redimirlo o ensalzar sus pocas virtudes termina desvirtuando al personaje o, por lo menos, no convenciendo a los lectores que han leído todas las novelas.

No obstante, la ambientación tan buena en Galway, las tramas y las interpretaciones del reparto liderado por el magnífico Iain Glen hacen que la serie valga la pena para todo buen aficionado al género.

Otras novelas de Bruen

La entrada Jack Taylor, la negrura irlandesa alcohólica y literaria de Ken Bruen se publicó primero en Actualidad Literatura.


Source: Actualidad literaria

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.