James Fenimore Cooper. El último mohicano y otras obras.

James Fenimore Cooper nacía el 15 de septiembre de 1789 y moría el 14 de septiembre 62 años después. Este novelista estadounidense escribió más de 30 novelas de aventuras dedicadas sobre todo a contar la vida de los antiguos pioneros en el Oeste americano y sus enfrentamientos y luchas con los indios. Su novela más conocida es y será El último mohicano, de 1826. Pero su obra en general obtuvo mucha fama. Aquí va un repaso de ella y algunas de sus frases.

James Fenimore Cooper

Fenimore Cooper nació en Burlington, Nueva Jersey, el 15 de septiembre de 1789 y moría el 14 de septiembre de 1851 en Cooperstown, Nueva York. Se educó en Albany, Nueva York, y en Yale, y su paso por esos sitios le valió para establecer amistades y relacionarse muy bien con varias familias aristocráticas.

La primera novela que escribió se tituló Precaución, que fue un fracaso. Pero fue la siguiente, El espía, la que definirá su obra posterior y su estilo y sí obtuvo un éxito que ya fue ininterrumpido. Su novela más famosa fue El último mohicano (o El último de los mohicanos como también se ha traducido). En ella nos muestra los temas que lo caracterizaron ya para siempre: las fronteras y la dura vida en ellas, los pioneros y pobladores del vasto país norteamericano aún por descubrir, y sus relaciones con los indios, los habitantes nativos de aquellas tierras.

El último mohicano

Esta obra eclipsó ya al resto, pero escribió más de 30 novelas del género. En su estilo, por otra parte, se aprecia un gran contraste entre la violencia que a veces hay en la narración y la lentitud de su prosa en algunos pasajes o descripciones. Pero también se destaca el tono romántico, evocador y nostálgico, no ya por los temas tratados de amistad, amor, lealtad, valentía, honor o sacrificio, sino por la ambientación de la narración.

Se publicó por vez primera en febrero de 1826. Es el segundo libro de la que fue una pentalogía llamada Leatherstocking Tales. Estos cinco libros los escribió a lo largo de dieciocho años y que son considerados los más representativos de lo que se conoce como narrativa heroica norteamericana.

La serie mezcla los géneros histórico y de aventuras y se centra en las luchas francoinglesas del siglo XVIII. Tiene como personaje central a Ojo de Halcón, un huérfano recogido en la infancia por los indios. El conjunto lo componen Los pionerosEl último mohicanoLa praderaEl explorador y El cazador de ciervos.

La historia que se cuenta en El último mohicano se desarrolla en el año 1757, durante la guerra de los Siete Años cuando Francia y Gran Bretaña combatieron por el control de las colonias norteamericanas. Los franceses buscaron la ayuda de tribus nativas americanas para luchar contra los más numerosos colonos británicos.

Narra las aventuras del cazador Ojo de Halcón y sus compañeros de la tribu de los mohicanos, Chingachgook y su hijo Uncas, que protegen a Alicia y Cora Munro, las hijas del oficial inglés al mando del fuerte Henry, asediado por las tropas francesas del general Montcalm y sus aliados, los indios hurones, dirigidos por el cruel guerrero Magua.

Versiones cinematográficas

Para los más perezosos a la hora de leer, siempre se puede echar manos de las versiones al cine basadas en la obra de Cooper.

Hay una primera y muy antigua de 1920, de los directores Maurice Tourneur y Clarence Brown, con Harry Lorraine y Wallace Beery. En 1936 George Seitz realizó otra con Randolph Scott en el papel principal. Y en 1977 se hizo una versión para televisión con Steve Forrest, el famoso teniente Harrelson de Los hombres de Harrelson, como protagonista.

Pero sin duda la más conocida fue la que se hizo en 1992, dirigida por Michael Mann. La protagonizaron Daniel Day-Lewis, Madeleine Stowe, Wes Studi, Patrice Chéreau y Pete Postlethwaite en los papeles principales.

5 frases

  1. Pocos hombres exhibían mayor abundancia, o, expresándolo mejor, mayor antítesis de carácter que el guerrero nativo de Norteamérica. En la guerra era desafiante, jactancioso, astuto, despiadado, negándose a si mismo, pero al mismo tiempo devoto de sí mismo; en la paz, era justo, generoso, hospitalario, vengativo, supersticioso, modesto, y ordinariamente simple.
  2. Cada sendero tiene su fin y cada calamidad trae su lección.
  3. He oído decir que hay hombres que leen libros para convencerse de que hay un Dios. No sé, pero el hombre puede deformar sus obras en los asentamientos, como para dejar lo que es tan claro en el desierto como una cuestión de duda entre los comerciantes y sacerdotes.
  4. Chingachgook agarró la mano que, en la tibieza de los sentimientos, el explorador había extendido sobre la tierra fresca, y en esa actitud de amistad estos intrépidos leñadores inclinaron las cabezas, mientras las lágrimas ardientes caían sobre sus pies, regando la tumba de Uncas como gotas de lluvia.
  5. ¡No! ¡Mantente viva! Aguanta, ¿me oyes? Eres fuerte, sobrevive. ¡Mantente viva, no importa lo que ocurra! Te encontraré. No importa lo que tarde, lo lejos que estés, te encontraré…

La entrada James Fenimore Cooper. El último mohicano y otras obras. se publicó primero en Actualidad Literatura.


Source: Actualidad literaria

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.